• Baboon

El papel de la moda en el medio ambiente

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) organizó en marzo una conferencia internacional llamada Fashion and the Sustainable Development Goals, en la que se discutió sobre el papel del sector textil en el medio ambiente.


Emisiones y malgasto de agua


La industria de la moda mueve 2,5 trillones de dólares al año y es quizá por eso que nunca la hemos percibido como un sector demasiado contaminante.

Sin embargo, lo cierto es que el sector textil es uno de los más contaminantes del mundo:

  • Es el segundo mayor consumidor de agua, utilizando el 20% del uso anual (una sola camiseta de algodón necesita 2.700 litros de agua para su producción, equivalente a lo que una persona bebe en dos años y medio).

  • Es responsable del 10% de las emisiones de carbono mundiales.

  • Emite el 24% de los insecticidas y el 11% de los pesticidas mundiales en los procesos de cultivo intensivo de algodón tradicional.

Consumo infrautilizado


La industria de la fast fashion (moda rápida en español), además de afectar como hemos visto el medio ambiente, está cambiando los hábitos de consumo.

Se cree que grandes firmas low-cost han propiciado que hoy en día se compre hasta un 60% más de ropa que hace dos décadas, pero que, realmente, de todas las prendas vendidas a nivel mundial, un 40% nunca se llegan a usar.


Derechos laborales


Otra de las tareas pendientes de la industria textil actual es la de los derechos laborales.

La moda es uno de los mayores empleadores del mundo y se estima que el 80% de los profesionales que se dedican a ello son mujeres y que, en la mayoría de ocasiones tienen unas condiciones de trabajo ilegales y una retribución injusta.


Pero, ¿cómo podemos hacer frente a esto?


En Baboon, utilizamos algodón orgánico en la fabricación de nuestras prendas, cuyo cultivo se caracteriza por ser más respetuoso con el medioambiente (ya que no utiliza químicos ni sobre-explota la capacidad de la tierra).

Además, requerimos a nuestros fabricantes ciertos estándares:

  • El algodón orgánico que utilizamos está certificado por la Global Organic Textile Standard (GOTS).

  • Las fábricas con las que trabajamos están intervenidas por la Fair Wear Foundation, que asegura las condiciones y los derechos laborales de los trabajadores.

  • Centramos nuestro proceso productivo en circuitos de trabajo que trabajan conjuntamente con la Carbon Trust Association, institución líder en la reducción de la huella de carbono.


¿Cuál es nuestro objetivo?


Realmente, toda nuestra labor se dirige a un objetivo común: concienciar a la gente.

Afortunadamente, ya existen muchas marcas respetuosas con el medio ambiente, pero si los consumidores viramos hacia un consumo más sostenible, las grandes marcas también tendrán que transformar sus procesos.

Nuestra marca se conoce por plantar un árbol por cada producto que vendemos, pero realmente eso es sólo la punta del iceberg, nuestra filosofía es circular y nuestra estrategia reside en mejorar cada día nuestros procesos.

En Baboon creemos que las personas somos el único motor del cambio y, como tal, actuamos para conseguir lo que queremos en nuestra sociedad.


#NoEsSoloRopa #BeBaboon